Toxina Botulínica

Dr. Alain Tenenbaum
abril 4, 2018
Cursos con Registro de la Secretaría de Educación
julio 22, 2018

Toxina Botulínica

#semanaISIENAde #ToxinaBotulínica
En 1793 en la ciudad de Wildbad en Alemania, 13 personas se enfermaron tras ingerir unas salchicas caseras. De ellas 6 murieron. El médico Justinus Andreas Christian Kerner, decidió investigar el problema, hasta llegar a la conclusión de que el cuadro tenía que ser debido a una toxina presente en las salchichas. Por ello, denominó a la enfermedad “botulismo” del latín “botulus = salchicha”. Dando pie a la primera descripción detallada del botulismo.

Posteriormente se descubriría que la bacteria, clostridium botulinum, producía de manera natural una toxina que paralizaba la contractibilidad muscular, siendo el Dr. Kerner el precursor de las aplicaciones terapéuticas de la toxina botulínica experimentando sus efectos sobre sí mismo.

Conozca más sobre este tema en nuestro próximo Workshop de Rejuvenecimiento facial impartido por el Dr. Luis Alberto Parra , quién nos acompañará desde Colombia los días 22, 23 y 24 de Junio de 2018 en Cuernavaca. Es un Curso exclusivo para MÉDICOS en el cual obtendrán toda la capacitación teórico/práctica en la aplicación de Toxina Botulínica, Dermal fillers e Hilos de Sustentación PDO.

 

En la década de los 70, el Dr. Alan Scott, médico oftalmólogo, estaba estudiando el efecto de la toxina botulínica para el tratamiento del estrabismo. Su idea era usar la TB para poder paralizar el lado que “tiraba demasiado” y así centrar el ojo. También comenzó a usarlo en casos de blefaroespasmo.
Muy pronto algunos de sus pacientes comenzaron a afirmar que las arrugas alrededor de los ojos les habían desvanecido. Incluso comenzaron a llegar amigos o familiares de los pacientes, sin ningún problema médico, para que les inyectara la nueva droga de la juventud. Al principio, el Dr. Scott, se lo tomaba a broma: “Nunca pensé que realmente se pudiera usar como algo estético”.
En 1990, vendió los derechos para el uso de la TB a Allergan, un laboratorio americano, por 8 millones de dólares, una cifra ridículamente baja considerando la popularidad posterior del Botox.

Conozca más sobre este tema en nuestro próximo Curso de Toxina Botulínica y Rellenos Faciales impartido por el Dr. Sinué Orihuela García los días 8 y 9  de septiembre de 2018 en Cuernavaca. Es un Curso exclusivo para MÉDICOS en el cual obtendrán toda la capacitación teórico/práctica en la aplicación de Toxina Botulínica y Dermal fillers.

 

 

Comments are closed.